Un balance necesario

Durante todo el embarazo de Tavi y sus primeros meses de vida, nosotros, como cualquier par de padres primerizos, soñamos mucho con esas primeras salidas, con las esperadas primeras palabras, las visitas a los parques, los paseos, incluso soñamos con todo lo cotidiano como una visita al mercado o una reunión de amigos con todos los niños correteando juntos. Durante muchos meses vi las ilusiones de Gusi derrumbarse al darse cuenta que ir a la panadería a comprar desayuno con su hijo podría ser tan estresante. Yo comencé a crear una barrera para proteger nuestros sentimientos y mantenernos todos en calma evitando pasar por esas experiencias, Gusi nunca dejó de tener ideas, él puede pasarla fatal en un momento, pero es capaz de hacer borrón y cuenta nueva muy fácilmente, él siempre ha confiado mucho en Tavi y cualquier situación complicada, desde su punto de vista, “va a mejorar”.MMFN5812

El hecho es que sin querer estaba evitando el roce y las salidas no amigables para Tavi, sin querer, nos estábamos aislando por mi predisposición. Yo no quería que Tavi sufriera, verlo pasar trabajo solo por ir a una piñata no me parecía que valía la pena, lo veía desenvolviéndose tan bien en su rutina, tan sonriente, tan tranquilo de saber lo que viene después de la hora de comer, tan seguro sin sorpresas ni apuros. Cada vez que Gusi tenía una idea yo temblaba, temblaba en parte por el trabajo que me daba, pero principalmente por su expectativa y lo difícil que me parecía alcanzarla.

Un día, Gusi decidió que quería comprar bicicletas para los niños, yo había visto a Tavi intentar pedalear en el triciclo de un amigo en Frankfurt, ese dia intentamos enseñarle, pero no logramos nada, yo sabía que pedalear era un movimiento particularmente difícil y frustrante para él. Gusi le puso fecha a su tan esperada visita a la tienda de bicicletas, teníamos que ir todos para que los niños pudieran probar. Yo no decía mucho, no quería que pensara que estaba llena de negatividad, ese día me deje llevar, fuimos los cuatro, nos turnamos con las bicis y los niños, Pablito comenzó a pedalear muy rápido, Tavi se montaba, no entendía, se bajaba, volvíamos a intentar y se repetía la historia, probamos enseñarle vídeos, hicimos señas, usamos frases cortas, juegos, nada parecía funcionar. De repente decidimos tirarnos al piso los dos, agarrar los pies de Tavi con pedal incluido y comenzar a modelar el movimiento arrastrándonos a medida que la bici avanzaba, pero logrando que él viviera la sensación de movimiento, a los diez minutos lo había logrado, a los quince se sentía como si supiera hacerlo de toda su vida, yo no lo podía creer, lloré de la emoción, coordinaba perfecto el movimiento de los pies con las manos en el volante manejando la dirección. Por supuesto celebramos, ese día todo salió muy bien y Gusi cubrió sus expectativas.

Ese día de las bicicletas yo tuve un gran aprendizaje: las habilidades se hacen evidentes con exposición y oportunidades, querer proteger los sentimientos de todos no puede limitar las oportunidades que le doy a mis hijos, yo puedo ser una persona conservadora pero siempre debo valorar el balance necesario que agrega Gusi, así terminemos con dolor de espalda, habremos hecho lo correcto. Tenemos que exponerlo, debemos intentarlo, siempre.

IMG_1050

 

“It’s not how long the road is that matters- It’s about finding the power, the conviction, and the daring to reach deeply into your mind, heart, and spirit in pursuit of the secret world of a child lost behind the invisible veil of autism.” -Barry Neil Kaufman

6 thoughts on “Un balance necesario”

  1. Una pareja, cuando entendio despues de visitar todos los neurologos y otros especialistas de que tenian un hijo diferente (diagnostico: Autismo), y como tu, buscando conocer su mundo, lograron entrar en el, confiando en Dios y en vez de quejas, agradeciendo que probablemente seria el hijo que los acompañaria hasta la vejez,……….., ese hijo hoy por hoy, es la mejor compañia y parece mentira, tiene una inteligencia diferente e incomparable, de haber estado en colegio para niños especiales, hoy por hoy, estudia Fisica pura en la Universidad.
    Ese muchacho se llama Diego Antonio, Tu primo,
    Un beso,
    Tomas y Josefina

    Liked by 1 person

    1. Primo que mensaje tan Bello y esperanzador! Ustedes son héroes y Diego un ángel, inteligente y noble. Te agradezco mucho tus palabras y me encanta que me leas. Haremos lo que sea porque Tavi sea autónomo y tenga una vida feliz! Tal como en su momento ustedes hicieron por Diego.

      Like

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s