Autismo: La importancia de saber reconocer los primeros signos

Desde que Gustavo (Tavi) era muy pequeño, alrededor de sus 12 meses, comenzó a mostrar comportamientos que se alejaban de lo que debería ser el desarrollo de cualquier niño de su edad. Esas pequeñas evidencias de que algo no andaba bien eran solo visibles por algunos expertos. En nuestro caso, la señal de alarma nos la dieron los abuelos paternos de Tavi.

Pasaron algunos meses para que nosotros lográramos ver y aceptar esas diferencias, pasaron más de dos años desde esa primera alerta hasta que tuvimos un diagnóstico. Desde el principio investigamos mucho acerca de autismo y comenzamos a trabajar en los aspectos que considerábamos importantes para su desarrollo.

Con el tiempo me he dado cuenta de que nuestra experiencia con el proceso diagnóstico de TEA (Trastorno del Espectro Autista) es algo muy común, generalmente la evaluación de los expertos es muy larga y para los padres es un proceso extremadamente doloroso y de mucha incertidumbre.

Nuestra experiencia

A nosotros nos costó un poco entender el autismo, hoy lo vemos simplemente como una forma diferente de procesar la información, de recibir estímulos y de reaccionar frente a ellos, lo cual impacta en la manera convencional en la que las personas con autismo interactúan con otros seres humanos. Los niños con TEA generalmente son nobles, auténticos, cariñosos, perseverantes. El autismo no es una enfermedad, es una condición para toda la vida.

Hoy en día pensamos que el diagnostico de autismo no es una sentencia, y que realmente si hay esperanza para Tavi, si hay maneras de ayudarlo a convertirse en un adulto independiente y feliz, hemos aprendido que con dedicación e interés se pueden lograr cosas maravillosas y que lo imposible realmente no existe.

El autismo es parte de Tavi pero no lo define

Tavi, como todas las personas con autismo, es mucho más que un diagnóstico y por eso, durante el mes de abril, nos unimos a las campañas realizadas por miles de organizaciones alrededor del mundo que invierten grandes esfuerzos en crear mayor conciencia sobre el autismo buscando sensibilizar y explicar de qué se trata este trastorno neurológico que afecta hoy en día a millones de familias.

Según la organización Autism Speaks, el autismo es “el trastorno neurológico de mayor crecimiento en países como Estados Unidos”, afirman que “uno de cada sesenta y ocho niños es diagnosticado con autismo” y que “cada once minutos se diagnostica un nuevo caso”. Son cifras que en la opinión de muchos expertos deben ser consideradas como alarmantes.

Nuestro hijo ha logrado tener grandes aprendizajes, superar barreras y adaptarse a cambios muy frecuentes, y, a pesar de que sabemos que el camino es largo, que apenas comienza y que queda muchísimo por hacer, ya hoy en día nos ha hecho sentir inmensamente orgullosos en numerosas oportunidades.

Nosotros atribuimos sus avances a la atención temprana y a que gracias a la agudeza con la que sus abuelos detectaron que había algo importante que atender, pudimos comenzar a tomar acciones desde temprana edad. Es por eso que hoy quiero compartir parte de la información que considero más relevante en relación al autismo que son sus “primeros signos” o “señales de alerta”.

¿Cuáles son los signos de alerta del autismo?

Son muchos los comportamientos que pueden indicar que algo está pasando, cada niño manifiesta esos signos a ritmos diferentes y con distintos niveles de intensidad. Según la Fundación Brincar, una de las más respetadas organizaciones relacionadas al autismo en Latinoamérica, los siguientes comportamientos pueden ser considerados signos de alerta:
autismo

• “No responde a las expresiones faciales o sentimientos de los demás como sus pares de la misma edad. En algunos casos falta de sonrisa social.

• Evita el contacto visual. No miran a los ojos cuando se les habla (6 meses).

• Mutismo, retraso en la adquisición lenguaje y formas particulares de comunicarse (por ejemplo, ecolalia). No balbucea a los 5 meses. No emite palabras al año. No pronuncia frases de dos palabras a los 2 años.

• No responde a su nombre y a veces parecen no percatarse cuando otras personas les hablan, pero responden a otros sonidos (12 meses).

• Presentan conductas extrañas que repiten una y otra vez (agitar las manos, deambular, mover los dedos, mecerse, etc.) (después de los 12 meses).

• No juega con situaciones imaginarias ni imitan a los grandes x ejemplo dar de “comer” a la muñeca para imitar a la mamá (12/18 Meses).

• Se irrita por los cambios y muestra conductas obsesivas. No toleran los cambios de rutina y/o de itinerarios (12/24 meses).

• No señala objetos para mostrar su interés y compartir con otro. Por ejemplo, señalar un avión que está volando cerca para mostrárselo a los padres. Tampoco miran hacia donde señalan otras personas al llamar su atención (15 meses).

• No muestra interés por otros niños y prefiere jugar solo o a veces están muy interesados en otras personas, pero no saben cómo acercarse a ellas (15/18 meses).

• Reacciona de forma inadecuada o poco común ante diversos estímulos que huelen, saben, se ven, se sienten o suenan.

• Algunos pierden las destrezas que tuvieron (por ejemplo, dejan de decir palabras que estaban usando anteriormente).”

IMPORTANTE:

LA ORGANIZACION BRINCAR ACLARA: “ESTAS SEÑALES NO IMPLICAN UN DIAGNOSTICO. MUCHOS NIÑOS SIN DIFICULTADES PUEDEN PRESENTAR ALGUNA DE ELLAS EN ALGÚN MOMENTO DE SU EVOLUCIÓN. SIN EMBARGO, SON ALERTAS DEL DESARROLLO QUE REQUIEREN UNA CONSULTA ESPECIALIZADA A LA BREVEDAD. UN DIAGNOSTICO PRECOZ LLEVA A UNA INTERVENCIÓN TEMPRANA. Y, LA INTERVENCIÓN TEMPRANA A UNA MEJOR CALIDAD DE VIDA. LA DETECCIÓN PRECOZ MEJORA VIDAS. NO PUEDE, NI DEBE OBVIARSE. SI ENCONTRAS EN TU HIJO, ALUMNO, FAMILIAR O CONOCIDO ALGUNA DE ESTAS ALARMAS, CONSULTÁ A TU MÉDICO PEDIATRA O ESCRIBINOS”.

El autismo ha traído a nuestra familia infinidad de cosas bellas, nos ha unido y nos ha hecho más fuertes, nos ha demostrado lo importante que es ver el mundo desde el lado positivo para seguir avanzando, nos ha enseñado que cada pequeño acto que hacemos por Tavi tiene un impacto positivo en su desarrollo y en su entorno.

Hoy en día nuestro hijo tiene cinco años, va a un Kindergarten de integración donde el único niño con autismo es él. Tavi se ha ganado el cariño de todos los que lo rodean; maestros, familiares y niños. Cumple con sus tareas, sigue instrucciones y tiene amigos.

En el mes de abril, les invito a hablar de autismo, de inclusión y del valor de la diversidad. Les invito a hablar de la amabilidad hacia las personas con discapacidad y de igualdad. En abril, hablemos de autismo; por Tavi y por los millones de personas con diagnostico TEA que conviven con nosotros actualmente en el mundo.

2 thoughts on “Autismo: La importancia de saber reconocer los primeros signos”

  1. Lo importante hijita bella es observar El Progreso manifiesto y saber de antemano como dar el siguiente paso , observar las variables y analizar los cambios que ocurren en tavi es un desafío que Uds ya saben afrontar . No me canso de decirte que te admiro cada día más , te amo 😍 dios te bendiga Tu Pa

    Enviado desde mi iPhone

    > El 4 sept. 2018, a las 8:05 a. m., Crecer contigo escribió: > > >

    Liked by 1 person

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s