Aprender a montar bicicleta

De las imágenes que tenía en mente desde que estaba embarazada, una muy importante era la de los paseos en bici, eran para mi una imagen de maternidad feliz desde antes de que Tavi naciera, quizás un poco trillado, quizás un poco rosa, pero así era.

La historia de cómo Tavi aprendió a montar en bici, es quizás una de esas historias que no habría sido posible planificar, casi todo fue casualidad, pero hoy en día me doy cuenta de que tuvimos mucha suerte en haber estimulado a Tavi apropiadamente dividiendo esta meta final en varios y pequeños objetivos.

Lo primero fue aprender equilibrio y dirección con la bici sin pedales, en Alemania se llama “laufrad” y aquí la usan absolutamente todos los niños desde que aprenden a caminar, en los kindergarten tienen muchísimas y los niños pasan mucho tiempo utilizándolas. Tavi tuvo la suya desde los 20 meses aprox. (Regalo de Tata por cierto) aprendió a usarla relativamente rápido pero no puedo negar que tuvimos que insistir mucho, empujarlo, presionarlo por horas, insistir en que intentara “caminar” sentado en la bici, tomábamos sus pies y modelábamos el movimiento, le enseñamos muchos vídeos de niños usándola, finalmente y poco a poco se fue desarrollando la destreza hasta que se hizo verdaderamente un experto, rodaba muchos metros levantando los pies, le encantaba la velocidad, en el cole todavía las usa.

Luego, la habilidad de pedalear la practicó por separado y sin tener que preocuparse por el equilibrio, sin duda no fue fácil para Tavi entender que el movimiento de sus pies sería lo que haría avanzar ese triciclo, las primeras veces que utilizó pedales no los entendía y perdía la motivación muy rápido.

Un día fuimos con los niños a comprar oficialmente sus bicis con rueditas (cosa que en Alemania no es común, los niños pasan de la “laufrad” directo a la bici sin ruedas); Gusi y yo amarramos los pies de Tavi a los pedales, nos pusimos de rodillas en el piso sosteniendo sus pies y modelando el movimiento mientras nos arrastrábamos con las rodillas por toda la tienda acompañando a Tavi con su bici, por supuesto fuimos el centro de las miradas por una media hora en plena tienda, Pablito con solo explicarle más o menos lo que tenía que hacer, a sus dos añitos, entendió y aprendió, pero sabemos que Tavi necesita que acompañemos las instrucciones con imágenes, vídeos, él necesita vivir la experiencia bien modelada para aprender y entender lo que pretendemos enseñarle. En una media hora ya estaba pedaleando por toda la tienda muy contento, se le veía en la cara la alegría y la satisfacción de haberlo logrado.

Tavi utilizó los dos modelos de bicis (una sin pedales, y otra con pedales y rueditas) durante mucho tiempo, quizás dos años, y en mi opinión eso ayudó mucho a que se hiciera experto en equilibrio por un lado, y en coordinación por el otro.

El día que quitamos las rueditas (idea de Gusi sinceramente, yo no estaba para nada convencida) ya Tavi tenía las destrezas que necesitaba para aprender, sólo faltaba que aceptara el cambio (que en autismo puede ser muy difícil). Ese día, el día que le quitamos las rueditas a su bici, Tavi estaba de muy buen humor, el humor que necesitamos que tenga cuando queremos enseñarle algo nuevo, puso resistencia por unos 20minutos y Gusi sin pensarlo y sin dejarle analizar demasiado lo montó en la bici y comenzó a empujarlo diciendo “vamos dale Tavi tú puedes vamos tu solito pedalea!” Y pues Tavi a la primera comenzó a pedalear dándonos una increíble sorpresa desde el primer intento!!! Ese día recorrió unos 5km sin bajarse, sin seguir instrucciones, totalmente enfocado en la bici, llegó incluso a tener una crisis sensorial muy fuerte por sobrecarga de estímulos, pero nosotros lo apoyamos en la recuperación, entendemos que es normal lo que le sucedió, que simplemente su cuerpo no le permitía parar, pero sirvió para que tuviera un entrenamiento intensivo.

Desde ese día, casi siempre que monta bici se altera mientras más tiempo pase en la rodando, ayer tuvimos uno de los primeros paseos controlados en bici, sin crisis y con regreso voluntario a casa.

Ayer me llené otra vez de esperanza, hace solo dos o tres semanas tuve que regresar a la casa caminando más de 200mts con Tavi en un hombro y la bici en el otro.

Como todo en el autismo de Tavi, la clave ha sido una mezcla entre, paciencia, constancia, metas pequeñas, comunicación efectiva y confianza.

2 thoughts on “Aprender a montar bicicleta”

    1. Hay crisis que son muy intensas y que nada de lo que intentamos funciona, solo esperar y ofrecer cariño. La mayoría de las veces se deja abrazar con presión, a veces cantamos alguna canción que le guste mucho susurrando, otras veces abrazar y balancear el cuerpo, otras veces algún juguete sensorial como plastilina puede ayudar, hemos probado también granitos de sal, Tavi regula por el gusto muchísimo lo ayuda a concentrarse solo en una cosa y dejar pasar lo que lo tiene aturdido.

      Like

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s